sábado, 27 de abril de 2013

NICANOR PARRA Y SUS ANTIPOEMAS [por Magda Lago Russo]


1367084880409-images.jpg

NICANOR PARRA Y SUS ANTIPOEMAS.

Magda Lago Russo

Los datos biográficos de este autor chileno son múltiples por lo cual se han resumido para ubicarlo sólo en la época, pues se intenta mostrar las características innovadoras y trasgresoras de su obra.
Nace en Chillán (1914), allí cursa sus estudios básicos y medios. Se traslada luego a Santiago y se gradúa de profesor de matemáticas. Mientras tanto, eligió -la poesía-.como misión. Pero no parece tener prisa en ser "famoso"; espera diecisiete años para dar a luz su segundo libro. Sin embargo, el nombre de Nicanor Parra es ubicado en un lugar particular dentro de la poesía americana. Descubrió una manera de interpretar el desorden que parte de la mente y de la acción humanas. Su lírica emerge de escombros,  de todo lo que se llama "realidad", "buena crianza", "progreso", "moral", "sensibilidad social"
En 1943 viaja a Estados Unidos con beca otorgada por el "Institute of  International Education", donde estudia mecánica avanzada en la Universidad de Brown. Allí permanece durante tres años. En 1948 es nombrado director interino de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile. En 1949 viaja a Inglaterra, con beca del Consejo Británico. Estudia cosmología con E. A. Milner, permaneciendo en Gran Bretaña hasta 1951. Después enseña matemática y física en la Universidad de Chile.
Visita numerosos países
En Chile recibe dos premios Municipales y el Premio Nacional de Literatura (1969). Da recitales en  diversos países y en Chile. Se filman dos películas sobre l su vida y obra. Entre las universidades donde  tuvo cátedras, como profesor invitado, se hallan las de Columbia, Yale, La Habana, Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile y el Departamento de Estudios Humanísticos de la misma universidad. En Finlandia aparece una edición de los cinco "más notables" poetas de Latinoamérica: César Vallejo, Pablo Neruda, Octavio Paz, Nicanor Parra y Pablo Fernández.
Creó lo que se llamó el “antipoema”

Según José Miguel Ibáñez Langlois:
"Pues bien: el antipoema de Parra no es la serena y apolínea creación que se produce en una cumbre de equilibrio de la forma verbal y la experiencia humana. Es la poesía de una época no apta para tales triunfos, clasicismos ni armonías, porque en ella se extingue el brillo de la divinidad en el mundo, y cabe repetir con Holderlin: ¿. . . y para qué ser poeta en tiempos de penuria? El antipoema es una respuesta posible: una palabra que ya no puede cantar a la naturaleza, ni celebrar al hombre, ni glorificar a Dios o a Ios dioses, porque todo se le ha vuelto problemático, comenzando por el lenguaje. En compensación, este producto alejandrino, romántico e imperfecto renueva un intenso contacto del hombre con su destino y con las honduras de la subjetividad viva; aparece como una recuperación -por la palabra- de la realidad perdida en las palabras, y es el semillero de nuevas e inusitadas formas de lenguaje.”
Un modelo singular de escritura, es impulsado por el poeta chileno.
El antipoema, término que apareció utilizado en 1954 en un libro del propio escritor Poemas y Antipoemas. A partir de allí se instaura un tipo de poesía irónica, mediante la cual se quiere cuestionar, desestabilizar y demoler los cánones y valores estéticos establecidos por los poetas vanguardistas. Se encuentra  un nuevo tipo de escritura y de texto, concepción del poeta, opuesta a la inspiración Por lo mismo, esta escritura apela a un tipo de lector diferente  al tradicional.
Esta nueva forma de lectura debe enfrentarse  a los usos del habla corriente y cotidiana. El antipoema rechaza la poesía vanguardista porque considera que ella es antigua y su lenguaje cerrado, no llega al lector corriente.
En su obra Parra aumenta el sentido crítico  del antipoema en una obstinada denuncia de los vicios, del materialismo, la superficialidad, la mecanización e inconsistencia de sectores importantes de la sociedad contemporánea. En el siguiente poema:
La Montaña Rusa
Durante medio siglo
La poesía fue
El paraíso del tonto solemne
Hasta que vine yo
Y me instalé con mi montaña rusa
Suban, si les parece
Claro que yo no respondo si bajan
Ahechando sangre por boca y narices

El poeta recurre a un lenguaje irreverente,  hasta si se quiere de violencia, desde una postura de desapego y de distancia, puesto que no se hace responsable de las consecuencias.
A través de esta lectura la función del antipoema es desmitificadora. Estos textos son actos de protesta contra un mundo degradado y contra las mentiras aceptadas socialmente. Por estas características, la escritura de Nicanor Parra se inscribe en la tradición de la poesía satírica y moralizante .Otra poesía conocida es:
Padre Nuestro
Padre nuestro que estás en el cielo
Lleno de toda clase de problemas
Con el ceño fruncido
Como si fueras un hombre vulgar y corriente
No pienses más en nosotros.
Comprendemos que sufres
Porque no puedes arreglar las cosas.
Sabemos que el demonio no te deja tranquilo
Desconstruyendo lo que tu construyes
El se ríe de ti
Pero nosotros lloramos contigo:
No te preocupes de sus risas diabólicas.
Padre nuestro que estás donde estás
Rodeado de ángeles desleales
Sinceramente: no sufras más por nosotros
Tienes que darte cuenta
De que los dioses no son infalibles
Y que nosotros perdonamos todo.
El antipoema no sólo altera el lenguaje de la poesía tradicional, la figura del poeta vanguardista y la actitud del lector, sino que crea una manera distinta de hacer poesía. La poesía de la claridad, de la vida real y cotidiana. En ”Padre Nuestro” rechaza el concepto tradicional de plegaria y divinidad. Dios no es omnipotente ni infalible. El demonio es más fuerte que él y se ríe de la divinidad degradada. El hablante-hombre se convierte en consolador, y libera a la deidad del compromiso de protegerlo.

En de “Advertencia al lector”, Poemas y antipoemas .                     (Fragmento)

Expresa:

“Según los doctores de la ley este libro no debiera publicarse:
La palabra arco iris no aparece en él en ninguna parte,
Menos aún la palabra dolor,
La palabra torcuato.
Sillas y mesas sí que figuran a granel,
¡Ataúdes! ¡útiles de escritorio!
Lo que me llena de orgullo
Porque, a mi modo de ver, el cielo se está cayendo a pedazos.”
Estos versos forman la segunda estrofa del poema que inicia los antipoemas de la obra que en 1954 publica Parra. Iván Carrasco llama “despersonalización y neutralización de la subjetividad”, y que resume así: “presentación de objetividades, narratividad en cuanto predominio de la anécdota (el enunciado) y un sujeto infravalorado” concluimos, por tanto, que en la antipoesía, según Carrasco, la expresión de sentimientos brilla por su ausencia en favor de la presentación de lo exterior. Además, se aprecia cómo el propio Parra, en el poema que se  transcribió parcialmente, ejemplifica claramente este rasgo antipoético: no hay en sus antipoemas “dolor”, esto es, expresión poética del interior, sino que hay “sillas, mesas,..”, objetos cotidianos del mundo exterior.
Para entender la antipoesía de Parra es necesario ubicarla en el contexto global de la cultura contemporánea, vinculándola con la crisis de "crecimiento" del siglo XX, dentro de la cual asume las formas menguadas de la literatura y del discurso natural para
Analizando detalladamente Poemas y antipoemas  se aprecia como un dolor existencial, el cual produce sensaciones y sentimientos
Se divide en tres partes, las dos primeras formadas por poemas y la tercera por antipoemas; mientras en las dos primeras partes la palabra alma aparece una sola vez  en la tercera asciende a nueve veces. Como indica Parra, la palabra dolor no aparece en sus antipoemas, pero sí alma, y en ella y su relación con el cuerpo observamos el dolor interior del ser humano.
Mostrar su insuficiencia y, por ende, se manifiesta como un aspecto de la contracultura"La antipoesía, dice el autor, se presenta como un testimonio artístico de la sensibilidad que ya no puede satisfacer las necesidades estéticas de un tipo de hombre que quiere vivir de acuerdo a otros valores".

Bibliografía.

Los antipoemas de Parra: la expresión de un conflicto interior
                             Javier Iborra
El antipoema de Parra, una escritura trasgresora. – Iván Carrasco.
Subversión en la poesía. El antipoema de Nicanor Parra. –
                       Mª .Eugenia Urrutia.
Para leer a Parra – Iván Carrasco – Artículo de Mauricio Pilleux.

                                                   Magda Lago Russo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...