jueves, 9 de mayo de 2013

El hastío bajo las faldas. Poemas de Aida Esther Mora [por Omar Pérez Santiago]





El hastío bajo las faldas. Poemas de Aida Esther Mora
Omar Pérez Santiago

Lo he escuchado por ahí en diferentes lugares del país, y en encuentros de peñas de escritores se repite que la mejor poesía la están escribiendo las mujeres. La idea se refrenda de lugar en lugar. El que yo itere ahora, como si fuese un lugar común, que las damas están haciendo la mejor poesía chilena, quizás resulte algo inconveniente e irrite a algunos de mis amigos poetas. 

Por eso lo diré bajito.

Nadie discute que hay aquí buenas poetas, muy conscientes de su rol de contracara a la poesía masculina: Soledad Fariña, Cecilia Palma, Teresa Calderón, Anita Montrosis, Alejandra Basualto. En Antofagasta está Marietta Morales, buena poeta, (aunque algo huraña, como su padre, el llamado Tipógrafo huraño). O la voz de Viviana Benz radicada en La Serena. Tienen antecedentes en la tradición condensada y liberadora de Gabriela Mistral de Desolación, o de Delia Domínguez y su búsqueda de una belleza interior de las “cosas de mujeres”.

En la Universidad de Concepción conocí a Aida Esther Mora y me traje su “Poemas en el Café”, editados el 2010. Lo leí y me sorprendí con su poesía fragmentada sobre desiertos y olvidos y su actitud de maja o de geisha con el amante, de acato verbal en la tradición de Sor Juana Inés de la Cruz de escribir desde la oposición: “Debes gozarte y estar orgulloso, porque este poder  absoluto que ejerces en mi voluntad debe envanecerte.”

El sillón mullido
Te envolverá tibiamente,
Como mujer perfumada y felina,
Te invitará a recordar un momento
          Sensual,
Te invitará a leer.
Allí está

 Aida Esther Mora, escritora de Talcahuano aunque nacida en Santiago, es  directora de la revista de arte y literatura Artemisa y escribe a fragmentos, a veces sin títulos, en un solo, largo y pausado poema, sin inocencia, habría que precisar, sin candidez habría que alertar:

El río baja
Hacia la oscuridad de la noche,
Así como mi sangre
Hacia tu molécula más íntima,
Que te mueve hacia mí,
Como planta sedienta

O estos versos de contrasello escritos en su cuarto propio con rigor, estos versos carnales,  móviles, corporales y elásticos, y vitalistas y amenazantes como son las cosas de mujeres:

El hastío suele introducirse por mis
     Faldas,
Se cuela como silencioso y transparente
   Virus.

Nada es inocente. Aida Esther Mora vuela o huye por la levedad de una poesía del aire, besos de aire, vuelos, vientos, mariposas, alas, pájaros, canto de pájaro. No nos engañemos. Todo este movimiento es una inteligente perfidia retórica con un sentido oculto. Es, en realidad -en una versión muy libre de la autora- las alas de pronto extendidas de una águila hambrienta, una acosadora que domestica y que obliga a Adonis a procrear “para que el tiempo viva cuando tú mismo estés muerto” (Shakespeare). Las lamentaciones por Adonis, el amante reacio, y el adiós de  Venus, la mal pensante,  el adiós del dulce abrazo, más que un caricia, que contiene ya dos corazones. Y Venus sonríe.  ¿De qué sonríe Venus?

El golpe de la sangre.
El latido acelerado.
Muchas gaviotas han emprendido
el vuelo.
El cielo se despeja de nubes.
Las ropas caen.
El amor contenido
Será abrazo intenso
Se enfría el viento.
Siguen cayendo las hojas.
Venus se arranca
De uno de los dos corazones
Uno de ellos palidece
Y esto era.
No, esto no era.
Esto es lo que queda.
El sentimiento va y viene
Mientras Venus sonríe desde lejos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...