viernes, 3 de agosto de 2012

Participar de la feria del libro en Copiapó para un escritorsh de provincia

 
 
Participar de la feria del libro en Copiapó para un escritorsh de provincia; es como que te inviten a cocinar, almorzar, ir al baño, dormir en una cama, te regulen los horarios que te levantas y duermes, las salidas y las entradas en tu propia casa…Incluso te traigan invitados pagados con el dinero de quien te tira ácido a los cimientos de tus propios muros.

Siento que pasamos a ser meros monitos del descuento de impuesto de las empresas y la ganancia de los pescadores. No sé, con dudas, un poco de tristeza que generan las personas en que uno confía, tanto escritores como gestores; si bien, nunca he manifestado públicamente sobre el apoyo cultural de las empresas mineras que es mucho lo que entregan, pero poco en relación a lo que se llevan, siento que son escasos los escritores y poetas que se niegan a presentar su trabajo en una feria que financia la minera más cuestionada de los últimos tiempos (bueno también sucede en la Feria de Santiago)…Si hasta los curitas y las monjas rechazaron 800 millones de pesos porque se les iluminó la conciencia.

Siento un poco de vergüenza, ya que uno se entusiasma con “eventos” como esto ya que casi nunca pasa nada en regiones ¡qué abandono!, pero lo peor es que nos comenzamos a abandonar a nosotros mismos con esta falta de claridad, zancadillas por quien tiene el mejor horario en la feria y luego muchos andan manifestando su odio por la minería irresponsable en las calles y nunca se atreverán a leer el poemita contestatario que a la luz de la garrafa siempre será el caballo de batalla, están pensando en el auspicio posible y que nunca llegará... Bueno, bueno, no digo todos y todas los poetas y escritores.

A mi no me molesta que las empresas financien el Arte y la Cultura, eso siempre ha pasado y pasará, pero si que las hagan indirectamente con los recursos que no pagan en impuesto por las famosas leyes de financiamiento; me molesta tanto chanta que manifiesta una cosa y luego corre por los pasillos de la plaza de armas con el pantalón bajo las rodillas manteniendo reuniones privadas con empresarios y políticos con cara de “me estoy haciendo el huevón”, pero alma rosada y no roja como antaño, que no tiene nada de izquierda y solo piensan en “¿cómo voy ahí?

Me parece bien que vengan otros escritores y poetas pagados a la feria, es lo que tienen que hacer si o si, pagar por el trabajo que realizamos. Incluso me imagino, que no saben algunos que lo paga la empresa más cuestionada de los últimos años en Atacama con todo el % de ahorro de impuestos que hacen al año y que son claramente más casas, educación y tantos otros componentes que nos hacen falta como sociedad.

Veo a los poetas del Huasco, de Vallenar y algunos de Copiapó en varias actividades, poetas de una izquierda rara en la feria, veo a poetas como yo en la feria, que más…Estoy repleto de dudas por la importancia que tienen las ferias para las provincias, pero también tengo la duda de estar relacionado con tanta gente doble standard bajo la subvención de la empresa más cuestionada de los últimos tiempos. Creo importante no dar la opinión ahí en el mismo evento, lo importante es no estar en esta feria como expositor, pero insisto que es grande la duda entre participar y no por lo que digo antes, la importancia de las ferias en una ciudad y región como esta y a la vez quien paga la carpa, los autores locales pequeños vichitos que seguimos la ampolleta y con alto costo en tiempo e imagen.

Yo no sé que pensará Alejandro Zambra, el historiador Gabriel Salazar, Chinoy, Rafael Gumuccio, yo creo que no tienen idea de quien auspicia y quizá incluso de lo mismo, no todo los días vienen a dar CÁTEDRA a la provincia.

En Atacama, este tema es importante, son los valores tocados ¿dónde están todos los regionalistas y chovinistas defensores de Atacama? Insisto, tengo grandes dudas de esta feria en forma y sobre todo en su fondo.

Por Víctor Munita Fritis
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...